El castigo debe ser utilizado de una manera racional para mejorar la conducta del niño y no debe depender de nuestro estado de ánimo. Hay que contEL_CAS~1.JPGrolarse para poder controlar al niño. Evita aplicar un castigo con gritos o con riñas, porque esto indica que nuestro comportamiento es negativo y vengativo, lo que reforzará una conducta no aceptable. Si enseñamos a los niños que, para resolver una situación conflictiva es necesario gritar, no resolveremos problema alguno.

  • Se aconseja su utilización cuando:

-La conducta a reducir sucede muy a menudo. Por ejemplo, un niño que siempre se está peleando con los demás.
- Pone en peligro su seguridad o la de los demás. Por ejemplo, metiendo los dedos en los enchufes.
- Las recompensas que acompañan a la conducta problemas son más fuertes que se emplean para instaurar otra conducta más adecuada.
Por ejemplo, quitar el almuerzo a los compañeros de clase.

  • Requisitos para usar el castigo.

- Ser inmediato.
- Ser proporcionado, ni fuerte ni débil.
- Que ocurra siempre que ocurra la conducta a eliminar.
- Que sepa exactamente el porqué.
- Terminar con el castigo cuando ha surtido lso efectos deseados.
- Comprobar que en realidad está siendo un castigo para el niño ( por ejemplo si lo dejamos castigado en su habitación y está rodeado de juguetes y cosas que le
divierten no será un castigo para él)

  • Hay que tener en cuenta aspectos como:

- Si se usa el castigo demasiado a menudo, el niño se habitúa y deja de ser eficaz.
- No hay que amenazar con castigarle y luego no seguir adelante, pues la próxima vez no nos tomará en serio.
- La falta de consistencia y las amenazas vanas conducen a la mala conducta que se convierte en más firme y resistente al cambio.
  • Los efectos colaterales del castigo.

Aunque en ocasiones puede haber justificaciones para el castigo ( Larzelaere & Baumrind, 2002) tambien puede ocasionar consecuencias negativas:
- Genera trastornos emocionales (ansiedad o miedos)
- Evita el contacto con la fuente punitiva.
- Justifica el castigar a otros ( enseña a castigar) Para más información sobre esta consecuencia del castigo puedes consultar esta guía.
- Provoca conductas no deseadas que pueden volver a aparecer cuando no está la fuente punitiva.
- No informa, dice sólo lo que hay que hacer.